Receta de calabacines y tomates gratinados


Ingredientes (4 personas)

Aceite de oliva (2 cucharadas)
1 cebolla mediana
Medio kilo de tomates frescos (maduros)
1 diente de ajo
Queso rallado para gratinar
700 gramos de calabacines
Sal
Pimienta negra
Mantequilla

Preparación

En una sartén grande, echamos una cucharada de aceite, añadimos los calabacines cortados en rebanadas que no sean muy finas, tapamos y los sofreímos hasta que estén tiernos al pincharlos.

Calentamos en una cazuela una cucharada de aceite, a fuego no muy alto, añadimos la cebolla, tapamos y sofreímos durante cinco minutos. Añadimos el ajo y dejamos otro minuto más.

Reducimos el fuego de las cebollas, añadimos los tomates troceados y dejamos cocer hasta que se evapore el agua (unos 15 minutos). 

Sazonamos con sal y pimienta negra.

Añadimos en esta cazuela los calabacines, removiéndolo todo.

Engrasamos con mantequilla una fuente (tipo besugera) y vertemos el contenido de la cazuela, cubrimos la superficie con queso para gratinar y lo metemos en el horno durante 5 minutos, hasta que el queso esté dorado y crujiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario